El carenado, instrucciones de uso y trucos

El carenado es una etapa muy importante en el mantenimiento de un barco. No es demasiado técnico, pero requiere tiempo y rigor. Te revelamos cuáles son los pasos que tienes que seguir y algunos trucos para que no te compliques. Antes de todo, respondemos a algunas preguntas muy corrientes.

 ©actunautique.com

Antes de empezar

El carenado, ¿de qué sirve?

Grosso modo, el carenado consiste en limpiar el casco y pasar el antifouling. Excepto que de paso, aprovechamos para cambiar los ánodos y sobretodo verificamos que todo esté bien en la parte sumergida (cárter, flaps, … verificar que no haya osmosis…). Como decimos a menudo, «es mejor prevenir que curar». Comprobar que todo funciona correctamente antes de la temporada evita la mayoría de las sorpresas desagradables.
El carenado es, por lo tanto, la base de un buen mantenimiento.

¿Cuándo hacerlo?

Es recomendable hacerlo antes de la temporada de navegación o bien antes de pensar en disfrutar de tu perla. En cualquier caso, es mejor anticipar. De hecho, es necesario prever la disponibilidad de la grúa, del espacia, del profesional … y todo eso, es una organización complicada cuando todo el mundo va al mismo momento : ¡en primavera!

¿Cada cuánto?

Apenas has navegado este año, tu barco se ha quedado mucho en el muelle … concluyes que no es necesario carenar. ¡Falso! Cuanto más navegas menos se ensucia el casco. Así, el movimiento limita la instalación de conchas y algas.
Por lo tanto, es preferible carenar tu barco cada año. Al igual que la revisión de los motores, cuidar el casco forma parte integral del buen mantenimiento.

¿Qué producto elegir para el antifouling?

Muy pronto, os contaremos un poco más sobre que producto utilizar para el antifouling  Existe una amplia gama en el mercado, antes de decidir hay varios puntos a tener en cuenta: el material del casco, la velocidad del barco, su uso, el tipo de navegación…

Los ánodos no están dañados, ¿debería cambiarlos?

Antes de responder a esta pregunta, recordemos que la función de los ánodos es atraer la corrosión primero para evitar que se asiente en partes importantes. De ahí su nombre «ánodos de sacrificio». Por lo tanto, si no muestran ningún desgaste, es porque hay un problema: otro elemento actúa como un ánodo, tal como el eje, la hélice… De lo contrario, es decir, si los ánodos se desgastan rápidamente, es igual de preocupante. En este caso, suele tratarse de una fuga de electricidad, a bordo o alrededor. Así que los ánodos deberían cambiarse cada vez que se haga el carenado.

El carenado, instrucciones de uso

Para garantizar un carenado perfecto, tres etapas son fundamentales: limpieza, antifouling y acabado. Obviamente, su bote debe de estar en seco en un área específica equipada para recoger aguas residuales. El carenado salvaje está prohibido.
 

Limpieza del casco

El carenado de un bote es un poco como pintar en casa, primero nada mejor que una buena limpieza. Y es la parte más larga. Para esto, utilizamos un limpiador de alta presión, una escobilla de goma para conchas bien incrustadas y papel de lija fino con agua para piedra caliza. Para la hélice y el eje de la hélice, aunque estas partes no están protegidas con antifouling, deben limpiarse raspando y lijando. Entonces, delimitamos con adhesivo las áreas para no pintar: la línea de flotación, los ánodos …

El antifouling

Antes de pintar, asegúrese de que el casco esté completamente seco. El tiempo de secado es un aspecto muy importante. No dudes en dejar pasar un día. Luego, con un rodillo o una brocha, es aconsejable aplicar dos capas. Además, aplique una buena dosis de producto a la línea de flotación. Muy expuesta a la luz, es una de las zonas más sucias.
Una vez que ha pasado el antifouling, los adhesivos deben retirarse muy rápidamente. De lo contrario, también quitarás pintura al sacarlos. Además, no son compatibles con el sol, se desgastan … y para un buen secado, ¡nada mejor que unos rayos!

Los acabados

Si la limpieza es el paso más largo, los acabados marcan la diferencia. Cuando el bote se vuelve a poner en el agua, es hora de raspar y pasar el antifouling en las áreas ocultas por los patines. Además, aprovecha la oportunidad para poner los ánodos. Finalmente, mira que no esté entrando agua en el barco 😉

 

No dudes en contactar con un profesional. En Privilege Yacht, te lo ponemos fácil. Contáctanos -> info@privilege-yacht.com / +34 972 453 622; +34 616 803 971

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *